Yo, el Salieri de Felipe

Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte. Yo encontré el mío hace tiempo. Se llama Felipe. Yo soy igual que él. Pero él es mi Mozart. Yo soy su Salieri. Ya dijo alguien que si Frank Sinatra no hubiera existido, Tony Bennet habría sido el ícono de América. Le pasó lo mismo a Paul con John, a Ronaldo con Messi y, quién sabe, también a Juan el Bautista con Jesús. Estoy en buena compañía.

Nos conocimos en la secundaria. La profesora de química nos puso en el primer trabajo práctico a hacer un experimento juntos.

—Felipe, acá te pongo todos los elementos, tenés probetas, los solutos y los solventes. La llama se prende así, ¿ves?

—Profesora, yo también hago el experimento —dije ofendido.

—Sí, sí, seguro. Bueno, Felipe, cualquier duda me llamás, ¿de acuerdo?

Un poco bestia, la profesora. Pero pensándolo bien, no fue su culpa y no lo pudo evitar. El chico tenía un carisma tal que hacía que todos a su alrededor quedaran opacados hasta la invisibilidad.

Sin embargo, Felipe quiso ser mi amigo, y yo lo dejé. Me halagaba e intimidaba a la vez. En las fiestas, estaba claro quién bailaría con la más linda.

Crecimos e ingresamos juntos a la universidad. A los dos nos gustaba la biología y éramos muy buenos. Él era brillante. Yo lo era más, pero él obtenía mejores calificaciones, invitaciones a equipos de investigación, menciones en la prensa académica. Felipe se casó con Débora, la reina de la facultad, una belleza despampanante que terminó como conductora del principal noticiero de televisión del país. Yo me casé con Agustina, una investigadora de belleza moderada, pero con un mundo interior inmenso. Entre microscopios y besos, me enseñó que el universo era apasionante y mágico. Era rigurosa, y dulce como la miel. Pero cuando me desprendía de su mirada tierna, ahí estaba el éxito terrenal de Felipe horadándome, envenenándome.

Ambos obtuvimos cátedras en la facultad, y encabezamos importantes investigaciones. Las de él más que las mías. A mi cátedra venían estudiantes que no habían conseguido cupo en la suya. Siempre así. Mi vida mejoró cuando se fue con Débora a Boston, a dictar una cátedra en el MIT. Heredé su clase en la facultad. Eran sus migajas, pero no me podía quejar, porque también estaba creciendo. Agustina y yo trabajamos duro, tuvimos hijos estupendos y nietos hermosos. Lo más parecido a la felicidad. Tanto, que casi logré olvidarme de Felipe.

De eso pasaron veinticinco años. Hace un mes la noticia me golpeó como un rayo: mi amigo, el Profesor Felipe Contreras, era laureado con el Premio Nobel de Medicina por sus aportes en materia de micropatología. Con el periódico en las manos me miré al espejo, y me vi muy cansado.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando Felipe me anunció que venía a verme desde Estados Unidos.

—Quiero visitar la tumba de mis padres antes de seguir viaje a Estocolmo. Y te quiero ver a vos.

Cuando le abrí la puerta vi un hombre más quebrado que yo. Por fin.

—Con Débora no duré mucho —me contó, sentado sobre el sofá, arrugado. Intenté hacerlo sentir cómodo, pero mis centros de placer estaban al máximo—. En el fondo siempre fui un bicho de laboratorio. En los cócteles de científicos se aburría de escuchar charlas sobre bacilos. Al final me dejó por una estrella de la televisión. Mi vida fue una mierda, me di a la bebida, mis hijos no me hablan. Hasta fumo marihuana en el laboratorio… ¿entendés? Soy el tipo más desgraciado del mundo, Julio, te juro, y el único amigo que me queda, al final del camino, sos vos.

—Pero Felipe, ¿me estás cargando? Arriba el ánimo. Te acaban de dar el Nobel, sos el biólogo más exitoso del mundo. Me extraña tanto lo que me decís. Yo siempre te tuve una sana envidia —le mentí. Mi envidia nunca fue sana.

—¿Me lo decís en serio? Mirá qué loco es todo. Yo siempre te envidié a vos.

No supe qué contestar. Esa sola frase fue un cimbronazo que todavía me dura.

Me pidió que lo acompañara a Suecia y yo, reconciliado con él y con la vida, no pude negarme. No me hacía ilusiones, él seguía siendo mi Mozart y yo su Salieri: él era el del Nobel y yo el que lo aplaudía desde la platea. Pero mi vida era perfecta y siempre lo había sido. Con Felipe en algún café de Estocolmo, el chocolate caliente también lo fue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s